¿Sabías que con un agarre correcto se salvarían muchísimas lactancias? ¿Quieres dar el pecho, pero te duele o te preocupa que te duela?.

¿Sabías que los bebés maman por instinto? De hecho, sí tras el nacimiento los dejas en tu tripa y les dejas hacer, poco a poco, ellos solos son capaces de reptar y agarrarse al pecho por sí solos. A unos les costará más tiempo y a otros menos, pero todos ellos llegarán hasta el pecho de su mamá y mamarán por sí solos, y la mayor parte de las veces, este primer agarre será correcto.

Todos sus mecanismos e instintos tras el nacimiento van encaminados hacia ese momento.

Uno de los problemas que pueden presentarse es la cantidad de acciones que como sanitarios muchas veces realizamos e interfieren con este momento, sin embargo, la mayor parte de estas acciones deben y pueden esperar, o se pueden realizar con bebé y mamá juntos.

Lo primero que entra en la boca de un bebé crea impronta y por eso es muy importante que, en la medida de lo posible, lo primero que entre sea el pecho de su mamá.

El mejor agarre es aquel en que el bebé mama bien y la mamá no siente dolor. Cuando esto pasa y ambos están bien y el bebé va ganando peso, no hay nada que cambiar, por mucho que quizá no sea perfecto.

Hoy vamos a ver los signos de un buen agarre, para que podamos identificar que todo vaya bien.

Agarre correcto:

  • Boca bien abierta, en la cual el bebé no solo coja pezón, sino que además coge gran parte de la areola, de está manera el bebé puede drenar y succionar la leche que se produce en el pecho de su mama.
  • Cuello del bebé recto. La oreja, el hombro y la cadera del bebé deben estar alineados. Ni ellos ni nosotros podemos beber si tenemos el cuello girado. Por tanto, debemos colocar al bebé de manera que su cuerpo este alineado y nosotras estemos cómodas.
  • La nariz y la barbilla del bebé deben estar pegados al pecho. El bebé podrá respirar perfectamente, tranquilas.
  • Labios evertidos. En especial el labio inferior debe estar evertido, tal y como se muestra en el dibujo.
  • Mejillas redondeadas.

 ¿Qué signos podemos observar que indican que el agarre al pecho no es el adecuado?

  • Cuando la boca únicamente coge el pezón de la mamá. Esto además de no proporcionar al niño la cantidad de leche demandada, puede generar grietas, dolor al amamantar, mastitis y tomas muy largas y poco efectivas donde la mamá tendrá dolor y el bebé se agotará.
  • Bebé tumbado boca arriba con la cabeza girada. Esta posición que muchas veces ponemos nos viene porque culturalmente estamos más acostumbrados a ver bebés tomando biberón que pecho, pero está posición no es adecuada para el pecho, ya que el bebé no podrá agarrarse bien.
  • Chasquidos al mamar.
  • Hoyuelos en las mejillas de los bebés, como si sorbieran una pajita.
  • Dolor al amamantar o grietas.

Es importante saber y recordar que amamantar NO duele, si hay dolor o se producen heridas, es porque hay un problema detrás. Es importante pedir ayuda profesional.

La lactancia puede ser dura y agotadora, pero también maravillosa. Lo más importante es que tanto la mamá como el bebé estén bien y se sientan cómodos.

Que la mamá se sienta acompañada, cuidada y tranquila es fundamental, no solo para la lactancia, sino porque es un momento muy delicado en la vida de una mujer, y aunque somos maravillosas y tenemos el superpoder de crear vida, también somos personas y es importante que nos cuidemos para poder cuidar.

Así que recuera que no estas sola. 

Y sí necesitas ayuda con tu lactancia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.