Anquiloglosia. ¿Qué consecuencias tiene en la salud de los niños?

Anquiloglosia. ¿Qué consecuencias tiene en la salud de los niños?

Hoy vamos a hablar del frenillo sublingual corto. Se ha hablado y especulado mucho alrededor de este tema e incluso la prensa ha realizado noticias alarmistas sin sentido.

¿Es la anquiloglosia una moda? La respuesta corta seria que no pero hoy voy a explicarte un poquito más sobre este tema.

La anquiloglosia es una anomalía congénita ligada al cromosoma X que da lugar a un frenillo sublingual anormalmente corto, grueso o poco elástico, limitando de esta manera el movimiento natural de la lengua.

La incidencia de anquiloglosia es 3 veces más frecuente en niños que en niñas y se da entorno a un 10%, aunque algunos estudios y la practica clínica actual creen que está entorno a un 30%.

La incidencia de anquiloglosia es 3 veces más frecuente en niños que en niñas

La anquiloglosia presenta varios tipos y cada cual recibe un nombre dependiendo de la escala utilizada para su valoración. En general podemos hablar de 4 tipos.

Tipo 1: Este frenillo se inserta desde el surco alveolar de la lengua hasta la punta, lo que provoca que cuando el bebé intente levantar la lengua se forme una forma de corazón.

Tipo 2: Este frenillo se inserta desde el reborde alveolar hasta la zona próxima a la punta de la lengua.

Cuando el bebé intenta elevar la lengua se observa una forma de cola de ballena, observándose una muesca en la punta de la lengua y la base del frenillo presenta la forma de una torre Eiffel.

Tipo 3: Este frenillo se inserta desde la zona de las glándulas sublinguales hasta la mitad de la lengua.

Al intentar elevar la lengua se observa como esta toma forma de cuchara.

Tipo 4: Este frenillo no se ve a simple vista y se debe utilizar una sonda canalada o la palpación para valorarlo.

Se inserta en la zona posterior de la lengua hasta la capa subdérmica o mucosa, impidiendo así la elevación de la lengua.

Este último tipo es una de los más difíciles de diagnosticar y al mismo tiempo se ha observado que es uno de los que más dificulta la lactancia.

Las posibles consecuencias de la anquiloglosia son entre otras:

  1. Problemas en el habla y en la pronunciación correcta de algunos fonemas como pueden ser: N,L,F,K,R,RR,J.
  2. Mal posición dental y enfermedad periodontal.
  3. Problemas respiratorios como apneas del sueño, ronquidos desde corta edad, tendencia a la bronquitis, reducción de la altura de las coanas…
  4. Asimetría facial.
  5. Se ha relacionado con problemas de escoliosis.
  6. Ictericia neonatal.
  7. Migrañas.
  8. Problemas con la lactancia materna: Dolor, grietas en los pezones, mastitis, poca ganancia de peso del recién nacido, atragantamientos…

En relación con la lactancia materna vamos a hablar un poco más de ello y explicar el porqué está afección puede dificultar e incluso acabar con la lactancia materna.

La lactancia es una actividad motora compleja que requiere la coordinación de la succión, la deglución y la respiración, y en este proceso la lengua toma un papel crucial.

Durante la lactancia la lengua realiza una serie de movimientos secuenciales que permiten al bebé extraer con facilidad la leche del pecho de su madre.

  1. Extensión.
  2. Elevación (es necesario que la lengua se eleve para así poder comprimir la areola y realizar la acción de ordeñar).
  3. Lateralización: La lengua se debe mover hacia los lados para adaptarse a los cambios de posición del pezón.
  4. Movimientos peristálticos: Son movimientos ondulantes de la lengua que permiten llevar la leche hacia la faringe para ser deglutida.

Power RF. Tongue-tie and frenotomy in infants with breastfeeding difficulties: achieving a balance. Arch Dis Child 2014; 100: 489–94.

Cuando la lengua no es capaz de realizar esta secuencia de forma correcta debido a que esta anclada en una zona que le impide su movimiento se puede producir:

  • Incapacidad de conseguir un agarre profundo.
  • Tomas largas y cansadas para el bebé.
  • Fallo de medro: Estancamiento en el peso del bebé.
  • Chasquido lingual con pérdida de vacío.
  • Regurgitación.
  • Destete temprano
  • Pezones doloridos o con grietas.
  • Mastitis de repetición.
  • Sensación de baja producción de leche.

Debido a todo esto podemos concluir que la anquiloglosia es un problema real que puede afectar no solo a la lactancia (a la que afecta de forma muy significativa), sino a la vida del niño y el adulto pudiendo crear problemas en el futuro.

Es importante que cuando tengamos un problema con la lactancia o sospechemos que nuestro bebé puede tener anquiloglosia acudamos a un especialista que nos ayude en el diagnostico y nos asesore para tomar la decisión del procedimiento en base a la información actual.

Es realmente importante que si existe un frenillo restrictivo se solucione cuanto antes, ya que el procedimiento que se usa antes de los 6 meses es distinto al que se usa más adelante y menos invasivo.

Y ya sabes que, si necesitas ayuda, puedes contar conmigo.