Una mala posición y un mal agarre están asociados a una menor duración de la lactancia materna, por tanto, que estemos cómodas durante la lactancia y que el bebé esté en una posición optima para coger el pecho, es fundamental.

Hay muchísimas posturas que podemos probar hasta dar con las que mejor se adapten a nosotras como ya vimos en un post anterior.

Pero hoy os quiero hablar de una en concreto que durante esta época del año puede sernos útil conocer y que no vemos a menudo.

En la época de otoño e invierno es muy común que los niños tengan mocos, se pongan malitos y por consiguiente les cueste más comer, al igual que nos pasa a los adultos.

Como bien dice Lucia mi pediatra:

«Los mocos se cogen en septiembre y se sueltan en mayo”

Esto muchas veces nos crea verdaderos quebraderos de cabeza, en especial con los más pequeñitos, para los que supone un esfuerzo extra mamar, si no respiran muy bien debido a la congestión nasal.

Muchas veces al ponerles en las posiciones más usadas como por ejemplo la posición de cuna o sentada, se obstruye aún más sus fosas nasales, como nosotros cuando estamos congestionados y nos acostamos en la cama.

Una buena alternativa es usar posturas que los mantengan más incorporados, ya que de esta manera ayudaremos a que respiren mejor y puedan comer más cómodos.

La primera posición de la que quiero hablaros es la posición biológica.

Esta postura es muy buena opción cuando el bebé es aún muy pequeñito.

En esta posición la mamá se recostará ligeramente, en lugar de tumbarse totalmente sobre su espalda, ayudándose de cojines o almohadas. Se coloca al bebé sobre el pecho o la tripa de mamá y el bebé instintivamente cabeceará para buscar el pecho. Puede tardar un ratito, así que tranquilas, aunque también podemos ayudarle un poquito colocándolo cerca.

Está postura es muy recomendada también las primeras semanas tras el nacimiento y ayuda cuando la mamá tiene problemas como grietas o dolor debido a un mal agarre, ya que con la postura podemos mejorar esté agarre. Además, en nacimientos por cesárea también es una buena opción ya que la zona de la herida quirúrgica queda libre y sin presión.

La segunda posición es la posición de Koala o caballito. En está postura, la mamá se estará sentada con la espalda completamente recta y el bebé se sentará a horcajadas sobre el muslo de la madre o sobre la cadera, y tanto su columna como su cabeza deben mantenerse en posición vertical alineadas mientras mama.

Está postura es más común en bebés más mayores que ya sostienen su cabeza, pero puede realizarse con bebés más pequeños si les ayudamos nosotros a mantener la postura.

Está posición también es muy socorrida en casos en los que el pecho de la mamá tenga gritas o dolor, ya que favorece el agarre profundo del pecho. Además, es beneficiosa en lactantes con reflujo gastroesofágico importante o infecciones de oído (suelen preferir estar en posición vertical). También puede irles bien a bebés con anquiloglosia o con un tono muscular bajo.

Espero que te haya gustado este post y sea de utilidad.

Y no olvides que si existen problemas con tú lactancia o necesitas información puedes escribirme para que realicemos una consultoría y podamos resolver juntas los posibles problemas.