¿Sabes cuáles son los beneficios de la lactancia materna para el bebé? ¿Sabías que puede prevenir enfermedades?

Según numerosos estudios y según la evidencia científica, se ha demostrado que la lactancia materna previene un tanto porciento muy significativo en numerosas enfermedades, incluso a veces, aunque esta LM se mantenga apenas unos días o unos pocos meses.

A continuación, vamos a ver algunos beneficios de la lactancia materna en los bebés.

  1. Protege frente a la muerte súbita del lactante: Se ha demostrado que una lactancia de un mes de duración protege un 36% de SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante) frente a los bebés no amamantados.
  2. Protección ante infecciones:
    • Respiratorias: Se observa que la lactancia materna de al menos 6 meses de duración previene contra el riesgo de ingreso hospitalario por infecciones del tracto respiratorio hasta un 72% durante el primer año de vida del bebé.
      • También se ha observado que la severidad de la bronquiolitis por VRS (virus respiratorio sincitial) se reduce en un 74% en niños amamantados al menos durante 4 meses con LME.
      • Asma bronquial: estudios recientes muestran que la LME durante al menos 3 meses está asociado a una reducción del 26% del riesgo de sufrir AB en niños sin historial familiar de asma y hasta un 40% en aquellos con historial familiar, y con un efecto mantenido hasta los 10 años.
    • Otitis media aguda: hay evidencia suficiente para afirmar que cualquier tasa de duración de LME comparada con la alimentación con fórmula, previne hasta un 23% esta enfermedad, llegando a un 50% sí la lactancia es mantenía al menos 3 meses.
    • Enfermedades alérgicas: Debido a los componentes probióticos que modulan la flora intestinal y el desarrollo inmunitario postnatal, se observa un efecto protector de la LME en la clínica asmática, dermatitis atópica y eczema de hasta un 27% en población de bajo riesgo y de hasta un 42% en lactantes con antecedentes familiares previos. Se recomienda una LME de al menos 4 meses de duración en población de riesgo.
    • Infecciones gastrointestinales: La LME se asocia a una disminución de 64% de incidencia en infecciones no específicas, manteniéndose esta protección hasta dos meses después del destete.
    • Enterocolitis necrotizante: Un estudio de 2010 que analizó la presencia de esta enfermedad en bebés prematuros, concluyo que la LME de estos bebés les previene hasta un 77% de sufrir esta complicación.
  3. Apego, contacto físico, consuelo y seguridad: la lactancia materna, no solo sirve de alimento, sino que es un gran mecanismo que promueve el apego de la díada mamá-bebé, además de conferirle al bebé una zona de seguridad y apoyo emocional.
  4. Potencia el desarrollo intelectual: Se han encontrado diferencias significativas en el neurodesarrollo entre lactantes amamantados y los alimentados con fórmula, especialmente en aquellos que han sido amamantados durante al menos los 3 primeros meses. Este punto cobra especial relevancia en bebés pretérmino. La composición de la leche materna, junto con el apego madre-hijo, favorecen la psico estimulación y contribuye a este efecto en el desarrollo intelectual del lactante.
  5. Mejor desarrollo dental: se ha comprobado que debido a los movimientos que el bebé realiza al mamar, se produce un mejor desarrollo mandibular. Los músculos necesarios para mamar son los que usaremos posteriormente para la masticación y el habla, sin embargo, durante la succión del biberón se usan los músculos antagonistas, lo que causa dificultades.
  6. LM es más digestiva: la LM está preparada para pasar por distintas fases en función de las necesidades del bebé, se adapta a la edad del niño, a las tomas que necesita e incluso se adapta a situaciones especiales, por ejemplo, se ha observado que la leche materna cambia su composición cuando el niño está enfermo para adecuarse a sus necesidades.
  7. Disminuye a largo plazo el riesgo de sufrir diabetes mellitus, obesidad, HTA y colesterol: Se ha observado que los bebés amamantados presentan hasta un 30% menos de posibilidades de sufrir DM tipo 1 si son amamantados durante 3 meses y hasta un 40% de sufrir DM tipo 2 si son amamantados en algún momento.
    • Además, algunos estudios estiman que el riesgo de obesidad disminuye en un 4% `por cada mes de LME, pudiendo reducir el riesgo de obesidad entre un 15-30% en adolescentes y adultos que fueron amamantados. En este punto podría estar involucrada la Leptina, (enzima que regula el apetito, la ingesta) y está presente en la leche materna y no se encuentra en las fórmulas. Además, durante la época de lactancia e incluido durante la alimentación complementaria, los bebés desarrollan los mecanismos de hambre-saciedad, aprendiendo así a autorregularse.
  8. Disminuye el riesgo de algunos tipos de cáncer: Muchos estudios han encontrado un incremento de leucemia, linfoma y enfermedad de Hodgkin cuando los niños no son amamantados. La Agencia de investigación y calidad en el cuidado de la salud (AHRQ siglas en inglés) en 2007 encontró que la lactancia materna de 6 meses de duración reducía el riego de leucemia mielógena aguda en un 15%.

Por todo esto se recomienda una lactancia materna exclusiva de al menos 6 meses de duración, según la OMS, siendo recomendable hasta los dos años de vida o hasta que bebé y mamá decidan.

Hay que recordar que hagamos lo que hagamos, demos el pecho, o el biberón será una decisión nuestra y estará bien. Lo más importante es tomar esa decisión desde el conocimiento y porque creamos que es lo que debemos hacer.

Si necesitas ayuda con tu lactancia o deseas informarte, no dudes en contactar conmigo.